Consecuencias de emisiones de CO2 en los medios marinos

Desde nuestra empresa de reparaciones de aire acondicionado  estamos muy sensibilizados con las emisiones de CO2 en los medios marinos. Guardar de formas artificiales el dióxido de carbono (CO2) en lo más profundo del fondo marino es para contrarrestar la creciente concentración de CO2 en la atmósfera que tenemos actualmente en nuestro planeta. Más, ¿qué sucede si el CO2 se escapa de donde pueda estar guardado en la actualidad y se filtra a través del lecho marino de nuestro planeta? Los resultados que encontramos en una investigación sobre de qué manera afectan estas emisiones de dióxido de carbono a los habitantes de las zonas del maravilloso fondo marino nos ofrecen las contestaciones a esta sencilla pregunta.

Todo los días, mandamos a la atmósfera prácticamente más de cien millones de toneladas de dióxido de carbono “CO2”. Una posible medida que se pueda tomar contra el incremento, que no para, de los gases de efecto invernadero se conoce como “CCS”, lo que quiere decir: atrapa y almacenaje de carbono, con este procedimiento, el dióxido de carbono que deambula se atrapa, preferentemente en exactamente la misma planta energética desde dónde se pueda llegar a emitir, y más tarde se llegará a guardar en el fondo marino o bajo tierra. Por desgracia para todos, este procedimiento puede llegar a desembolsar un peligro esencial de fugas de este CO2, que deja que el dióxido de carbono se escape de estos depósitos y vuelva al medioambiente, entonces estaremos en las mismas.

Tiempo atrás, se realizó un estudio en fugas existentes de CO2 en las profundidas marinas. Llegaron a equipar el ecosistema con lugares sin filtraciones de dióxido de carbono. Vieron como existian habitantes que se llegaban a amoldar al CO2 y otros que llegaban a morir a causa de ello antes o después. En definitiva encontramos que el aumento de CO2 altera gravemente la existencia.contaminacion co2 oceanos

El proyecto de elaborada investigación a nivel europeo ECO2, se centra en la cuestión de qué manera los ecosistemas marinos que tenemos reaccionan con estas fugas de CO2 en el planeta. El estudio llevado a cabo revela de qué manera la fuga que pueda a existir de CO2 afecta al hábitat de los océanos y a sus residentes marinos. También se ha elaborado un estudio de la forma en la que afecta esto a los organismos de más de medio milímetro en nuestros océanos.

El número de microorganismos que habitan en los fondos marinos no redujo conforme el CO2 se acrecentaba, mas su composición sí que cambió substancialmente. Los animales pequeños y grandes (invertebrados de microfauna a macrofauna) que habitan en la arena se vieron particularmente perjudicados por la filtración de CO2: el número de individuos y su diversidad redujeron sensiblemente al acrecentar los niveles de dióxido de carbono. La biomasa de los animales se redujo hasta 1/5, si bien hubiera más comestible debido al desarrollo de algas. Al lado de las burbujas de gas ascendientes, los nutrientes asimismo son transportados hasta la superficie. Como consecuencia, las algas microscópicas del fondo arenisco medraron mucho mejor que anteriormente. La comunidad cambiada de organismos generó un cambio en todo el ecosistema. La mayor parte de habitantes no pueden amoldarse a las condiciones ambientales perturbadas en un largo plazo. En cambio, las pocas especies que pueden encarar mejor el incremento de los niveles de CO2 terminaron poblando el lecho arenisco.

Las inyecciones de dióxido de carbono provocó un cambio en la comunidad de los poliquetos y macrofauna, que son los habitantes que más existen en estos medios, se vieron seriamente dañados. Este estudio ha servido para dar una visión clara de los efectos que tiene el incremento en distintos grados de la concentración de CO2 en el fondo marino de nuestro planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *